En la majestuosidad del silencio he comprendido lo abrupto,
he hecho trizas las cenizas que de asir el polvo hundían,
he dolido como un parto o una parte de la muerte,
he saciado mi indecencia por deshojar sus margaritas.

Tiritando en la pesadumbre se quebraron los espejos,
de saber que la vida del pobre tiene vistas de reojo,
de soslayo el agua mansa mancha, moja pero no sacia.
Así me expliquen; ¿yo que iba a saber de amar con calma?

Anuncios

One Reply to “Carretera y manta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: